Prohibir los patinetes eléctricos no es la solución

Una vez más hemos sido testigos de la mala gestión de la administración ante la proliferación del patinete eléctrico

Prohibir los patinetes eléctricos no ayuda a nadie. En vez de buscar alternativas, mejorar el flujo de los vehículos de movilidad personal y contribuir a disminuir los altos niveles de contaminación de la ciudad, nos encontramos con un ¡NO, prohibido!

prohibir patinetes electricos

Desde hace años estamos promocionando los patinetes eléctricos como una alternativa al transporte personal y al transporte público. Consideramos que, al igual que la bicicleta, es una opción excelente para trayectos urbanos. Es económico, no contamina con humos, no contamina acústicamente y hay un buen mercado. Hace tiempo que los Ayuntamientos podrían haber ido alisando el terreno, pero, ¡NO! Ahora dicen que es caótico y no se puede controlar. Evidentemente, se tiene que regular progresivamente. Suponemos que la administración no obtiene ningún beneficio suculento, pero ya están de camino nuevas tasas e impuestos para ello, no os preocupéis.

¿Porqué los Ayuntamientos no buscan soluciones ante este problema?

En Valencia se han visto “obligados” a retirar de la calle una compañía que alquila patinetes eléctricos. Una brillante idea que consiste en compartir estos vehículos a través de una APP. Está en pleno funcionamiento en grandes ciudades como New York, San Francisco, Los Angeles, Atlanta, Paris, Berlin, Zurich y muchas más. La App Lime parece que funciona perfectamente, con más de un millón de descargas y muy buenas valoraciones. Pero en España parece que no interesa esto…

En vez de ofrecer una solución rápida mientras se valoran las posibilidades, la respuesta es prohibir los patinetes eléctricos. Entendemos que si llega un momento en que los patinetes eléctricos exceden de velocidad, hay quejas vecinales y molestias, se tiene que regular, pero no prohibir. El área de movilidad pertinente ya debe conocer la temática de los patinetes eléctricos. Lo más adecuado sería actuar con nuevas normativas e integrarlas respetando a todos.

Desde nuestro punto de vista, las empresas de alquiler de vehículos de movilidad personal no son el problema. El problema es que los Ayuntamientos no han tenido en cuenta que esto no es el futuro, es el presente.

Prohibir los patinetes eléctricos

Prohibir los patinetes eléctricos no es la solución

Las soluciones ya deberían estar en marcha desde hace años, cuando empezó a detectarse un aumento en el uso de patinetes eléctricos y bicicletas. Entre ello parecen evidentes las siguientes acciones:

  • Ampliar las zonas de aparcamiento
  • Ampliar la red de carriles bicicleta
  • Regular el uso de tipos de patinetes eléctricos
  • Dosificar los negocios de alquiler de vehículos de movilidad personal

Desde patineteelectrico.net apoyamos a todos los movimientos, asociaciones y negocios que intentan promover un medio de transporte sostenible. Esperamos que quede claro que prohibir los patinetes eléctricos no es una decisión acertada. Sabemos del cierto que simplemente estamos en la etapa de negación, la siguiente será aceptación y por último adaptación. Esperamos que sea algo rápido.

Que no os dé miedo comprar un patinete eléctrico, simplemente tenéis que conocer las normativas de vuestro Ayuntamiento y ¡a patinar!

Anterior

LLevate el patinete eléctrico de vacaciones por Europa sin problemas

Siguiente

Convierte tu patinete en un Hoverboard Spinner

2 Comentarios

  1. Juan Jose

    Buenas, yo he estado viendo cosas en Internet sobre legislación y es algo que me preocupa porque no hay información muy exacta al respecto.

    ¿Sabes algún sitio donde informarme de forma correcta? He visto esto pero no hay demasiada información.

    • Alexander F.

      Hola Juan Jose, gracias por participar en nuestro Blog. Pues mira, ya que lo comentas, es importante que todos los que usamos patinetes eléctricos conozcamos bien las normativas para circular por nuestra población. De este modo nos evitaremos sorpresas desagradables. En este caso hablando de un uso particular. En el momento en que se trata de un negocio o para alquiler la cosa varía mucho y ya empiezan a haber normativas más estrictas. Los ayuntamientos se están poniendo las pilas para empezar a recaudar dinero, así que habrá que estudiar la regulación que se establezca en cada población.
      Un saludo!!

Deja un comentario